domingo, 22 de septiembre de 2013

Aguardando el otoño

Esta semana compartíamos unos muy agradables minutos con el poeta y editor José María Cumbreño, responsable de Ediciones Liliputienses y alma mater de la colección de poesía hispanoamericana La Biblioteca de Gulliver. Fue el pasado lunes, por la tarde, en los maravillosos jardines del Palacio de Carvajal en pleno corazón de la ciudad monumental de Cáceres. No es que uno sea muy dado a "salir en la tele" y cosas similares, pero no podíamos rechazar la invitación de José María y de Live CC. Finalmente, pasamos un rato hablando de literatura y sobre todo, del número 4 de la Revista Norbania, que acaba de salir y que vamos a presentar dentro de unos días. Un escenario único el de este Palacio, en la calle Tiendas, donde se ubica el Patronato de Turismo de la Diputación de Cáceres. 



De vuelta a la biblioteca, será difícil encontrar hueco en sus polvorientos anaqueles para colocar tanto nuevo libro que últimamente está llegando a nuestras manos. Mucha poesía, alguna novela, un poco de todo. Son las bibliotecas lugares donde es posible imaginar las más osadas convivencias, donde personalidades dispares coexisten sin queja alguna, y no hay sitio para la impostura. Los lienzos de pared se visten de páginas, de interminables tramas, de capítulos y de versos sin solución de continuidad ni tregua. Estar rodeado de libros, el skyline que conforman sus distintos tamaños, sus colores, incluso el desorden de los títulos amontonados esperando su encaje definitivo tienen algo especial. Como también el olor que desprenden. Libros nuevos, amarillentos ejemplares envejecidos y delicados. Todos conviven en este microcosmos. 



En esta semana en que se marchaba otro poeta de casta, Juan Luis Panero, damos la bienvenida a los libros "Sin ruido", de José Corredor-Matheos, que ha publicado Tusquets Editores, "Limbo y otros poemas", de la extremeña Ada Salas, que publica Pre-Textos,  y los nuevos títulos de Ediciones Liliputienses, números 30 y 31, "Safari", de Laura Yasan y "Equinoccio del cuerpo y el alma", de Enrique Verástegui. Poesía para recibir al otoño.






Aunque no parece que la nueva estación quiera dejarse ver. Ya se van haciendo querer esos días brumosos de hojas caídas y contenidas dosis de nostalgia, esos ocres y verdes oscuros del Paseo de Cánovas en las tardes cenicientas de primeros de noviembre. Tendremos que esperar para disfrutar de estos escenarios que parecen hechos para sumergirse en las páginas de un buen libro de versos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.