sábado, 7 de junio de 2014

Gira la aguja

No será la primera vez que me refiero al cansancio que en estas semanas, a caballo entre la primavera y el verano, después de todo un año con pocos momentos de tregua, sin piedad se apodera de mis más inmediatos referentes e inaugura un período de indiferencia y desidia, de acelerado deseo de desconectar de la realidad cotidiana, cada vez más engorrosa y cansina. Instalado en ese escenario, se diría que está a punto de inaugurarse un ciclo distinto, o quizá no tanto, pues se antojan familiares las tonalidades de esas partituras que regresan desde los viejos vinilos almacenados en los anaqueles aguardando la punzante aguja del giradiscos y su magia hecha música. Se avecinan tal vez tiempos que alterarán el sentido de las prioridades, situando en los primeros lugares de la parrilla sensaciones e inquietudes que aunque siempre estuvieron ahí, habían cedido víctimas del frenesí de instintos y ocupaciones que un día les tomaron la delantera. Ahora mis palabras no sienten ya la urgencia del verso, la esclavitud que implica la búsqueda del verbo preciso, de la imagen capaz de dinamitar la monotonía de los sintagmas para dar vida al poema. Los dedos se abandonan al barro, tantean los sólidos eslabones de lo real, se amontonan los libros, los propósitos derrocados que engendró el vértigo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.