domingo, 8 de marzo de 2015

A dos semanas del Pregón de Semana Santa 2015.

Un mes hace ya desde la última entrada en este blog. Marzo afronta su segunda semana con un torrente de ocupaciones y desvelos como no acierto a recordar. El tiempo rebosa y parece desbordarse más allá del estrecho límite que marcan las agujas del reloj, buscando nuevos espacios que hacer suyos en este combate sin cuartel contra los accidentes del destino. Marzo y Abril proclives a la desmesura: Semana Santa, Ferias del Libro, presentaciones sin control... Primavera enloquecida, a caballo del desasosiego, pero también puente hacia un verano que se antoja ansiado sabbat, icono codiciado del reposo y la templanza, antesala quizá de un calendario desnudo de alertas y sobresaltos, donde dibujar otras oportunidades y hollar escenarios de nuevo cuño. Habré de apurar primero el cáliz que ahora cobijan mis manos, ir avanzando casillas en el esquizofrénico tablero de lo cotidiano. Después de tantos meses, apenas faltan dos domingos para culminar esa cita a la que fui convocado hace ahora casi un año. Ya andan silbando en el aire de la tarde clarines y timbales, el brezo y la jara despiertan al cobijo de la estación que asoma en los retoños de los troncos agotados por la escarcha,  olores inconfundibles anuncian ya la proximidad de la Pascua. Y en Cáceres, las piedras del Adarve buscan vestirse de cera y de romero, temblar y conmoverse con los sones de las bandas y el silencio afilado de los penitentes. Las letras del Pregón que pronunciaré el 22 de marzo están contagiadas de estos aromas, de estas partituras, y también habrán de mezclarse con ellos, anticipando el crujido de las viejas puertas que están a punto de abrirse, las emociones y los senderos de lo íntimo, aquellos que pertenecen a cada uno de nosotros y que van más allá de las propias creencias. Lo que vendrá después ya será patrimonio de las calles, del sentimiento, de la plasticidad...




Obertura "Egmont, de Beethoven", con la que se iniciará el acto del Pregón de Semana Santa 2015, el próximo 22 de marzo de 2015, a las 19:30 horas en el Auditorio del Complejo San Francisco de Cáceres y que será interpretada por la Banda Sinfónica de la Excma. Diputación Provincial de Cáceres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.