domingo, 11 de junio de 2017

Que treinta años no es nada...

No hay mejor forma de reconciliarse con uno mismo que volviendo a las raíces. Porque hay momentos, lugares, experiencias, y sobre todo personas, que han contribuido a hacernos como hoy somos. Han girado y girado las manecillas del reloj, volado las hojas del calendario, pero nada ha conseguido debilitar los vínculos que un día supimos construir; antes al contrario, el tiempo ha sabido engrasarlos con su óleo, haciéndolos todavía más fuertes. Ya mediado este mes de junio de adelantado verano, la ciudad de Cáceres se convertía de nuevo en escenario para el reencuentro. Treinta años después de aquel otro fin de curso pródigo de incertidumbres y urgencias, los componentes de la X Promoción de Derecho de la Universidad de Extremadura volvían a congregarse a las puertas de la que fuera su Facultad, en el Palacio de la Generala, allí donde los Adarves comienzan a estrecharse, frente a las erguidas torres albarranas de la muralla cacereña. 


Fotografía de grupo de la X Promoción de Derecho, 
junto al Palacio de la Generala


Al completo, los asistentes al evento conmemorativo de los 30 años de la finalización de la Carrera de la X Promoción de Derecho de Cáceres 

Todos los recuerdos continúan intactos, aunque la configuración interior y los usos del edificio hayan cambiado: las viejas aulas, con su ergonomía y aspecto industrial, el vertiginoso puente que atravesaba el patio, el alicatado de los pasillos, la biblioteca, la cafetería... No podemos negar las evidencias, éstas se encuentran escritas en nosotros mismos, pues insobornable es el azote de la edad, pero ahora, la complicidad de nuestras miradas ha hecho posible una vez más el milagro, porque quienes formamos parte de todo aquello hemos sabido prescindir del barómetro de los años y mantener viva una época y unos sentimientos cuya vitalidad no ha perdido ni un ápice de su fortaleza. Tiene este grupo una especie de arcano que lo hace verdaderamente singular y quien esto escribe se siente orgulloso de haber sido uno más en esta singladura. Nuestro sigue siendo aquel legendario Cáceres de los ochenta, el de los pisos de estudiantes, con su bullicio, el de la calle de los bares, el de las tunas. Los caminos de la vida son inescrutables, pero seguro que no tendrá que pasar otro lustro para que se repita una jornada como la de ayer. Lástima las ausencias, los rostros cuyas pistas se perdieron más allá de las deslucidas imágenes de la orla, los que  anticipadamente nos dejaron. No importan ni cuentan los almanaques, y es que, parafraseando a Gardel, treinta años no es nada. 


Palacio de la Generala, antigua Facultad de Derecho de la Universidad de Extremadura
(Fotografía de mediados del siglo XX)

1 comentario: